Leopoldo María Panero muy breve

Contra España y otros poemas no de amor, de Leopoldo María Panero

Contra España y otros poemas no de amor, de Leopoldo María Panero

Este año, entre los nuevos compañeros, ha aparecido uno con el que estoy congeniando. El otro día me dejó un librito de Leopoldo María Panero, Contra España y otros poemas no de amor, que creo recordar que está incluido en la poesía completa que editó Visor y que leí en la época de la Universidad. Me pidió que le prestara atención a este poema, porque a él le había gustado mucho cuando lo leyó y le seguía gustando:

ETA MILITARRA
 
Tengo la costumbre de matar en la mano
en la mano y en los pies que se mueven
lentamente bajo la cúpula del cuerpo.
Hábil como un espectro recorro la ciudad
borracho como un vivo, sereno como un muerto,
y me asombro ante aquellos que viven.
Y me excitan sus labios sonrosados
cuando dicen “ven”
“ven a matarme ya que soy un espíritu”.
 

A mí también me ha gustado mucho leer este poema ahora y estoy seguro de que me encantó la primera vez que lo leí. Supongo que me he estado preguntando desde hace tiempo qué impresión me causaría hoy un poeta tan visceral y oscuro como Leopoldo María Panero. Quizá el malditismo que antes me obnubilaba se me antojaría en esta ocasión como un gesto pasado de tuerca. Eso me ha pasado con otros muchos poetas al releerlos, pero he de reconocer que Panero ha vuelto a pellizcarme, no me ha dejado indiferente. No me he topado con ningún cantamañanas haciendo posturitas, sino con un tipo que pretende hablar y solamente le salen muecas extrañas que todavía me intimidan. Ahora estoy empezando a leer La cosa del pantano, de Alan Moore, y la sensación es esta: la poesía de LMP es como cuando Abby se mete en el pantano buscando lo que queda de Alec Holland y se encuentra con La Cosa.

**********

Esto es lo más que soy capaz de decir. Dejé la reseña a medias en el hospital y no pude seguir porque no estaba de humor, porque entró alguna enfermera con una jeringuilla en la mano o porque había que cenar a las ocho de la tarde. Cuando intenté escribir esta reseña, hace unos días, LMP solo me daba recursos para regodearme en mis penas hospitalarias y hoy, ya en casa, se me ocurren los mismos argumentos. Como siempre, hablar de un libro es hablar de uno mismo.

Como, en realidad, no voy a decir nada más, aquí dejo otro material: Además de sus libros, hay dos documentales imprescindibles en torno a él: El desencanto, de Jaime Chávarri, y Después de tantos años, de Ricardo Franco. Hoy día, Leopoldo María Panero es este señor:

Anuncios