La vida en el desierto por culpa de Kafka

El desierto de los Tártaros. Dino Buzzati

Decía Cristof Polo: “Buzzati es calidad de vida”. Efectivamente, uno es más feliz cuando lee a Buzzati, uno vive mejor, uno tiene más aprecio por sí mismo. Buzzati es uno de los pocos escritores malabaristas totalmente exentos de ostentación que he leído, sin aspavientos, sin cucamonas al lector, como por ejemplo también lo podría ser Raymond Carver. Por malabarista entiendo alguien que busca el más difícil todavía. En el caso de El desierto de los Tártaros, el más difícil todavía se ejecuta a partir de Kafka. Dino Buzzati trabaja a partir de todo lo que nos enseñó Kafka, pero llevándolo a un grado suave y discreto. El movimiento que describe la trama del libro es sencillo, sin curvas ni bifurcaciones, es un camino pausado hacia un final claro y visible. La estructura que plantea Buzzati puede parecer un paseo con un rumbo fijo, pero Buzzati logra una tensión narrativa parecida a la de una carrera desbocada hacia ninguna parte.

Anuncios