Cara y Cruz de Richard Ford

Canadá, de Richard Ford

Canadá, de Richard Ford

Me doy cuenta de que las reseñas hospitalarias son notablemente más complicadas. Uno está pachucho, sensiblón y se emociona con cualquier cosa. Leer y escribir en el hospital debería ser un género aparte en el mundo de la reseñística. Por ejemplo, cuando uno lee en una habitación de hospital, la lectura pasa por una extraña lente de aumento. Lo bueno se vuelve tan bueno que se convierte en una salvación y lo mediocre, lo malo o, sencillamente, lo que no se ajuste al estado de ánimo hospitalario se percibe como un coñazo tan grande como un compañero de habitación que te pregunta por tu salud. Así que no se fíen mucho de mí durante mis épocas de ingreso. O no lo hagan nunca. Al fin y al cabo, qué mas da lo que yo diga.

He logrado terminar Canadá, de Richard Ford. Regalo hecho con amor por gente a la que quiero un montón y que tiene un gran criterio literario. Yo quería leer en algún momento a Ford y ellos me lo pusieron en bandeja. Buscar intersecciones entre sus preferencias y las mías es un juego laberintístico y divertido, y Ford podría ser una tangente entre nuestros gustos literarios.

Digamos que Canadá, de Richard Ford, consta de dos partes. En realidad son tres, pero la última casi no cuenta, el narrador trata de justificarse porque ya está viejo y pone las cosas en su sitio y tranquiliza un poco al lector; además, es muy cortita. Por eso, digamos que esta novela consta de dos partes:

La primera parte ha sido jodidamente buena. He estado a punto de proclamar en Facebook que uno sería muy feliz escribiendo como Richard Ford. La primera parte trata -y lo cuento porque queda claro en las primeras páginas- de cómo los padres de una familia de modesta clase media acaban atracando un banco. El narrador es uno de los dos hijos, un tierno e ingenuo adolescente que ha de encajar que sus padres han hecho algo contrario a la educación recibida y que con ello todo va a cambiar.

Durante este tramo de lectura, pensé mucho en A sangre fría, de Truman Capote. Novela que he dejado dos veces a medias y que me parece tremendamente sobrevalorada. De algún modo, vi en esta primera parte un análisis del crimen mucho más humanizado, más complejo. Ford hace que el narrador dé vueltas alrededor de su relación familiar intentando entender cómo y por qué, aportando matices en cada vuelta, haciendo comprender al lector detalles que él no podía entender todavía por su juventud. Me pareció una narración llena de sutileza, pero que, poco a poco, iba iluminando a los personajes.

Luego llegó la segunda parte. Aquí el narrador está solo, dado el cambio que ha dado su vida. Tiene que enfrentarse al trauma de hacer de su vida algo muy distinto de lo que esperaba. La premisa me parece maravillosa, pero el resultado es un verdadero despropósito. Quiero pensar que no está escrita por la misma persona. Propone dos personajes como puntos de referencia que, por muy pintorescos que sean, parecen hechos de cartón piedra. Lo que debería convertirse en un verdadero bildungsroman se queda en un narrador protagonista plano que va perdiendo interés página a página. Para colmo, acabé muy nervioso por el abuso que hace de la raya de paréntesis para intercalar todo tipo de comentarios que podrían fluir perfectamente en la narración. Tal torpeza no me ha ayudado a avanzar en mi lectura.

Soy consciente de que casi toda esta segunda parte ha sido leída en el hospital. Eso, ya he confesado, puede variar los parámetros de mi criterio. Pero, en realidad, si lo vuelvo a pensar, me niego a creerme lo que he dicho al respecto. Si yo fuera un tipo muy feliz y sano como una pera tampoco hubiera disfrutado de este segundo tramo.

Siento si he hablado demasiado del argumento de la novela. No es mi costumbre. Pero no sé dónde rascar más en esta obra. Lo dejamos aquí. Voy a aprovechar que ahora no tengo ningún compañero de habitación para ver cualquier programa de la tele a falta de una lobotomía para aguantar las movidas hospitalarias que me quedan por delante.

Anuncios

11 pensamientos en “Cara y Cruz de Richard Ford

  1. ¿Por qué no vengo más a este blog? Está escrito siempre como dios manda; siempre aprendo algo y siempre sonrío por lo menos una vez. Hoy la sonrisa ha venido con ese patadón que le has dado a Capote, aunque yo sí que disfruté mucho “A sangre fría”. Esto seguramente te lo dice media humanidad y seguramente no ayuda en absoluto a que el libro te parezca mejor.

    Bueno. Pues eso. Gracias por el buen rato. Por los buenos ratos.

    ¡Y mucho ánimo con esas movidas! Un abrazo.

  2. Muchas gracias, Javi. Este blog es un antro abierto las 24h. Siempre disponible.

    Gracias por los ánimos. Me vienen muy bien estos días. Un abrazo grande.

  3. Hola Daniel.

    Tuve sensaciones muy parecidas cuando leí Canadá. Creo que aciertas de pleno cuando comentas que la obra parece hecha por dos autores diferentes, además el esfuerzo que realiza Ford en la primera parte es tan apabullante que deja en aún peor lugar el resto del libro. A pesar de todo creo que mi valoración de la novela es mejor que la tuya y Canadá es una de las lecturas de las que más he disfrutado en los últimos años… eso sí, si me encontrara con Ford creo que le daría las gracias y lo zarandearía a la vez.

    Por cierto que recomendaría su novela “Incendios”, a su tiempo porque tiene bastantes puntos en común con Canadá, pero es muy buena, no tiene escalones de calidad y se lee en un día o dos. Es otro bildung, un género que me pierde.

    Mucho ánimo y te sigo claro.

  4. Me apunto la obra de Wajdi Mouawad. Había leído tu comentario de la obra en su día pero me has dado el empujón definitivo. Un comentario tan elogioso como el que dedicaste a “Incendios” de Mouawad me temo que está fuera del alcance del “Incendios” de Ford, pero si la lees espero que la disfrutes.

    Otro saludo para ti Daniel.

  5. Solo le advierto de que es una obra de teatro dura emocionalmente. Pero es una pasada. Disfrútela y cuéntenos aquí el resultado de su lectura, por favor.

  6. Hola Daniel.

    No sé qué decir sobre la obra Mouawad. Es una barbaridad. Más dura de lo que uno imagina aun cuando le avisen de lo dura que es, y más impactante de lo que uno imagina aunque le avisen de lo buena que es.

    Nada más acabar su lectura bajé la película de Villenueve, al fin y la cabo las críticas de la película son buenas, pero no puede ver más allá de su primera media hora. Y no creo la película sea mala, pero en tan poco tiempo ya me había hurtado escenas que en la obra me habían volteado por completo…así que la paré y empecé a leer la obra por segunda vez.

    Muy muy agradecido por la recomendación y de nuevo mucho ánimo con esas movidas que llevas.

  7. Hola, Jose:

    Me alegro de haber acertado. No es solo una obra que no deja indiferente a nadie, sino que es una obra que tambalea a cualquiera. La película está bien, pero después de leer la obra de teatro… uf… no hay color.

    Gracias por los ánimos. Me vendrán bien, porque todavía sigo entre hospitales.

    Un saludo.

  8. Ante todo mis deseos de que te recuperes.
    Sobre la novela debo decir que la leí hace un año y medio. De la primera parte recuerdo lo minucioso del trabajo de escritor, la cantidad de detalles que realmente suspendían la incredulidad. De hecho, me gustó tanto la historia de los padres del narrador, que tal vez la inercia de ese entusiasmo me hizo disculparle la segunda parte. Yo la disfruté un poco más que tú pero desde luego tu critica es más fiable que la mía. Es inobjetable que hay un cambio del primer acto al segundo. Esta novela me hizo leer un recopilatorio de cuentos de Ford. No recuerdo el título pero sí lo mucho que me gustaron sus narraciones cortas. Se mire como se mire es un gran escritor. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s