Mi génesis con Robert Crumb

Génesis, de Robert Crumb

Génesis, de Robert Crumb

Mi lectura de Génesis, de Robert Crumb, es una doble influencia de mi amadísima Elisa Calatrava. A este libro llego por dos caminos que nacen de ella y ambos llegan hasta la tecla que despierta mi curiosidad.

Por el camino de la mitología: Mi amadísima Elisa Calatrava es una entusiasta de la mitología. Ella me hizo leer a Esquilo, a Sófocles y a Eurípides. Ella preparó y me hizo estudiar para las oposiciones de Lengua y Literatura el tema referido a las fuentes culturales de Europa (la literatura grecolatina, la literatura hindú, la literatura hebrea, el Corán y la Biblia), tema que nos cayó en el examen y que ambos hicimos y que nos permitió sacar la nota que nos dio la plaza. Ella, por cierto, conseguirá que lea cualquier día de estos el Ramaiana, después de haberla visto flipar con él. Y, últimamente, ella está muy interesada en la mitología judeocristiana y ha logrado que a mí también me pique el gusanillo. Si ella ha comenzado con el Génesis yo no podía quedarme atrás.

Por el camino de Robert Crumb: En uno de los viajes Berlín-Almería de nuestra amiga María Torres, en los que siempre hay un hueco para hacer escala en Madrid y venir a Segovia, mi amadísima Elisa Calatrava le preguntó a mi queridísima María Torres: “¿Qué dibujantes de cómic me aconsejas?” María nos habló de Thomas Ott y de Robert Crumb. Ambos entusiasmaron a Elisa, pero ha sido Robert Crumb quien la ha fascinado por completo, influyéndola en su forma de dibujar y conectando con ella a varios niveles. Nuevos libros de Robert Crumb entran en casa cada cierto tiempo; antes o después tendría que prestarle atención.

El encuentro de ambos caminos tiene como resultado una obra magnífica. ¿Cómo se puede mejorar una pieza fundamental de nuestra cultura? Dejándola en manos de un artista de la talla de R. Crumb.

A partir del texto original (sea lo que sea eso de “texto original” si tenemos en cuenta que se trata de una amalgama de mitos solapados que confluyen en un texto que pretende maquillar, según nos cuenta Crumb en su anexo, el posible matriarcado de aquella época), Robert Crumb agiliza la historia convirtiéndola en un cómic inspirado y revelador. Además, añade al final una serie de comentarios a partir de las lecturas complementarias que hizo para poder desempeñar semejante labor y contextualiza muchos fragmentos del texto original que no parecen tener ni pies ni cabeza para los lectores desconocedores de la materia.

El Génesis -yo lo sé ahora, pero hasta hace poco no tenía ni idea- tiene dos partes claramente diferenciadas: la parte de la Creación y la parte de los cinco patriarcas (Noé, Abraham, Isaac, Jacob y José).

En la parte de la Creación a Dios le da por crear el mundo y, de paso, a alguien que lo habite (como si necesitara a alguien más con autoconciencia capaz de admirar sus habilidades). Todos conocemos esta historia. Adán y Eva son expulsados por querer perder su ignorancia, luego empiezan a procrear, con lo que llenan el mundo de gente, Dios es un ser al que le gusta dejarse ver y, de hecho, no es el único, porque en la Tierra también existen otros seres divinos. De hecho, en ningún momento, en todo el Génesis, se dice que Dios sea el único Dios de la tierra (en todo caso, más adelante, será el Dios de los Judíos). A Dios se le va de las manos su invento, se da cuenta de que ya no le hacen tanto caso: “Viendo el Señor cuánto había crecido la maldad del hombre sobre la tierra y que su corazón no tramaba sino aviesos designios todo el día, se arrepintió de haber puesto al hombre sobre la tierra, doliéndose grandemente en su corazón. Y dijo: ¡Voy a exterminar de la faz de la tierra al hombre que creé y con el hombre a los ganados, reptiles y hasta las aves del cielo, pues me pesa haberlos hecho!” Decidió salvar a Noé y a su familia porque este era lo que hoy en día llamaríamos un pelota, creyendo que así podría hacer borrón y cuenta nueva. 

En la parte de los patriarcas, Dios comprende (un poquito tarde, diría yo) que el hombre que ha creado tiende al mal por naturaleza y que no por ello tiene que matarlos a todos, así que resuelve no volver a cometer un genocidio y, como recordatorio, coloca un arcoiris después de cada lluvia para no volver a diluviar el mundo. Es muy interesante comprobar cómo a partir de aquí Dios deja de ser el Dios de la Creación para ser el Dios de unos cuantos hombres, aquellos que más lo admiran, lo idolatran y lo obedecen, como Noé y sus descendientes por la vía de Sem. Este punto de inflexión se ve claramente con Abraham. Parece que Dios ha decidido pasar del resto de la Humanidad y realiza un pacto con Abraham y con su descendencia (después de que a Dios se le ocurriera la broma de pedirle que sacrificara a su hijo, Isaac, y no lo detuviera hasta el último momento). El resto de los mortales puede adorar a otros dioses, porque este ha puesto sus ojos en un pequeño grupo de personas, cuyo primogénito es Isaac y de este lo es Jacob (que, pese a ser menor que su hermano, logró engañarlo y quedarse con la herencia y la bendición de su padre). El Génesis termina con José, el último patriarca, el penúltimo hijo de Jacob, que conduce a su familia hasta Egipto y los deja vivir en las tierras del faraón pese a que sus hermanos lo vendieron como esclavo. El pueblo judío está en Egipto, para saber cómo sigue el cuento habría que seguir leyendo el Pentateuco, supongo.

Si cuento de qué trata el Génesis es porque asumo que todos creemos saber de qué va. Sugiero que se convierta en lectura obligatoria en las clases de Religión. Estoy seguro de que la lectura de un Dios caprichoso, incoherente y vengativo ayudaría a comprender alguna cosas de los pilares de nuestra civilización a los jóvenes estudiantes y, de paso, fomentaría el ateísmo en lugar de la fe. En la Biblia hay mucho más, en el Nuevo Testamento de la Biblia canónica (acordada en el Concilio de Trento), Dios se vuelve amoroso e invisible. Todo esto lo dejaremos para posteriores lecturas. Me interesan, especialmente, los Evangelios apócrifos. De todos modos, ya puestos a hablar del Nuevo Testamento, mi amadísima Elisa Calatrava y yo nos quedamos con esto:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s