La vida como Liniers la pinta

Macanudo Nº1, de Liniers

Macanudo Nº1, de Liniers

Este fin de semana he hecho un viaje relámpago a casa de mis padres. Organizábamos una fiesta familiar importante, porque mi hermana ha terminado la carrera y se va a marchar en breve a Latinoamérica para buscarse la vida. España vuelve a ser un país de emigrantes (y yo tendré dentro de poco -o, para ser más exactos, el día que me despida de la diálisis- un sofá cama disponible en algún punto de Lima, Santiago de Chile o cualquier otra ciudad molona). El caso es que encontré en mi (antiguo) dormitorio un libro de Liniers, Macanudo Nº1, una recopilación de sus tiras cómicas. Lo eché al macuto y me lo he estado leyendo en el viaje de vuelta, montado en el AVE, como un señorito.

Supongo que a Liniers hay que cogerle cariño. Tiene un sentido del humor muy agudo y muy tontorrón al mismo tiempo. Dan ganas de abrazar a sus personajes, uno sonríe y observa atentamente cuando aparecen en la primera viñeta, uno quiere estar con ellos para pasar la tarde. La verdad es que llevo un rato buscando en Google viñetas para ilustrar este post y me están entrando unas ganas locas de echar otro buen rato con Enriqueta, Fellini, Madariaga, los duendes, el robot sensible, los pingüinos, etc.

Liniers 2

Quizá mi favorita sea Enriqueta, junto a su gato Fellini y su oso de peluche Madariaga. Parece ser que el público ha entendido al personaje como una actualización de Mafalda, y razones no le faltan, porque ambas niñas nos desvelan a menudo las verdades más contundentes, esas verdades que en ocasiones no sabemos ver pese a que las tenemos delante de nuestras narices. Enriqueta, además, es la niña que a mí me gustaría ser. Si hay alguien que no tenga claro qué cosas nos pueden hacer felices en la vida sin que nos cuesten dinero solo hay que contemplar sus historietas.

Liniers 1

El estilo naif de Liniers es perfecto para darle a su humor un tono socarrón y poder meter, de vez en cuando, el dedo en la llaga sin que se note demasiado. Claro, así este tipo me tiene de su lado. Hasta ahora, yo solo había ojeado el libro en casa, dejándolo siempre para después, porque la mitad de sus chistes ya me los había contado Lucas hace años cuando me convenció de que me hiciera con un Macanudo. Tendrían que haberlo visto ustedes representar la siguiente y última viñeta con dos copas de más, así no hay quien se resista:

Liniers 3

Anuncios

6 pensamientos en “La vida como Liniers la pinta

  1. Estuve echándole un ojo al último Macanudo, en casa de un amigo, y me encantó. Como dices, un humor naif y surrealista fino, fino.

  2. Atrévase, querido Mike. Si Liniers sale en su blog se convertirá en un best-seller y quizá así el mundo se convierta en un lugar mejor gracias a Enriqueta.

  3. No es usted el único, a mí me dio una buena paliza. Estoy tomando esteroides para volver a meterme con él.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s