Teoría del contrato social según Mark Millar

Némesis, de Mark Millar

Némesis, de Mark Millar

Recuerdo una llamada telefónica de mi amigo David mientras yo estaba ingresado en el hospital. Posiblemente fuera la tarde anterior a la cirugía. Había que sortear el miedo y la preocupación de algún modo. David fue extremadamente hábil y me brindó dos horas de conversación sobre superhéroes. Recuerdo que hablamos de los X-Men. Recuerdo que también hablamos de Garth Ennis y de Mark Millar, y me puso los dientes largos contándome maravillas sobre The Boys, sobre The Authority y sobre Némesis entre tantos otros.  Gracias a él dejé de estar encerrado en un hospital durante un buen rato.

Ayer compré y leí una de las obras de esa conversación: Némesis, de Mark Millar. Como me decía David, Mark Millar es un tío al que se le ocurren ideas que parecen obvias pero que a nadie se le han ocurrido antes. Por ejemplo, si una persona dispone de los recursos necesarios para imponerse sobre los demás, ¿por qué presuponemos que obrará con bondad y usará su ventaja para mantener la justicia?

La mitología construida alrededor de los superhéroes nos ha llevado a pensar que si un solo individuo dispone de un poder especial sentirá el impulso de usarlo en favor de la gente inferior, es decir, del común de los mortales. Hay, en concreto, en la historia de algunos superhéroes una intención moralizante para los que estén en condición de superioridad. Por ejemplo, la letanía que tiene que oír Spiderman en multitud de ocasiones: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Si queremos pensar en una ética del superpoderoso (con este término, en principio, evitamos distinguir entre héroe o villano), me parece pertinente que situemos a estos seres en el plano de lo divino o de lo humano.

En el primer caso, si los superpoderosos modernos fueran herencia de las religiones, quizá de la mitología grecolatina, deberíamos preguntarnos qué ética nos imponen, cuáles son sus leyes sobre la faz de la Tierra. No recuerdo a ningún superpoderoso predicando sus valores morales entre la gente ni nada parecido. Ellos aparecen y evitan que infrinjamos nuestra propia ley. Además, si son dioses ¿por qué llevan máscara?

Si los hacemos semejantes a nosotros, si los convertimos en seres humanos, la ética del superpoderoso debería entenderse dentro del marco del contrato social. Si vivimos en un mundo donde hay seres humanos que se imponen a los demás gracias a su superioridad, ya sea para hacer el bien o el mal, podemos pensar en la versión del contrato social que plantea Thomas Hobbes, donde delegamos nuestra libertad en favor de un tercero, el Estado, que acumula un poder capaz de retener el egoísmo colectivo. De este modo, nos libramos de los peligros del estado de naturaleza, donde podríamos incurrir en una guerra de todos contra todos, presumiendo que “el hombre es un lobo para el hombre”.

Dentro de  este modelo teórico, damos voluntariamente un superpoder al Estado, pero los superhéroes y los supervillanos ejercen fuertes tensiones dentro de este sistema. Por un lado, los supervillanos aprovechan su superioridad para intentar derrocar el Estado y reimplantar el estado de naturaleza, así podrán comportarse libremente como lobos con sus semejantes. Pero el caso de los superhéroes no es mejor, adoptan la misión del Estado sin que los hombres les hayan cedido su libertad. Tal como se explica con claridad en Watchmen o como resulta obvio en la figura de Batman, un individuo decide imponer aquello que considera correcto dentro de su campo de acción. Nadie lo ha pedido. Nadie lo ha aceptado. Pero el superhéroe ejerce de juez y verdugo al mismo tiempo. A esto, por muchas buenas intenciones que queramos ver en ello, solo se le puede llamar fascismo.

Némesis, de Mark Millar, nos presenta a un superpoderoso que reúne las mismas condiciones que Batman (dinero, tecnología, fuerza e inteligencia), pero que nos muestra unas intenciones más cercanas a las del Joker. ¿Por qué hacer el bien cuando se puede hacer el mal? Supongo que el mal nos define mejor. Supongo que el mal es más honesto. Siempre nos odiarán con honestidad si hacemos el mal, pero quizá nos nos quieran de verdad si somos bondadosos. El mal construye relaciones humanas más sólidas.

Visto así, Némesis es un personaje mucho más coherente que Batman. Ya no es necesario ostentar la cuota de poder mediante la filantropía, eso ha quedado desplazado y ahora pertenece al espíritu de la clase media. Parece que esta obra de Mark Millar pretende responder al verdadero zeigeist del capitalismo neoliberal, porque Némesis es un supervillano pospolítico y, por tanto, posideológico. El Joker es un símbolo de la anarquía y por eso ha caducado, por limitarse a pervertir una ideología heredada. Némesis, en cambio, está exento de discurso, sus actos son limpios, puros, como el atuendo blanco que lo enmascara.

Me estoy mordiendo la lengua para no entrar en detalles y hablar de la obra con ejemplos precisos. Yo no tengo nada contra los espoilers, pero el final de esta obra es un giro demasiado bueno como para desvelarlo. Dejémoslo aquí, para seguir profundizando siempre están las llamadas telefónicas.

Anuncios

6 pensamientos en “Teoría del contrato social según Mark Millar

  1. No he leído Némesis (me pongo a ello en cuanto me lo baje) pero sí a Millar y leyéndole a usted le doy la razón a su amigo: lea The Authority. Disfrutará usted como un enano. Además el otro día vi en ECI uno o dos tomos espectaculares que ya los hubiese querido yo para mí en su momento, cuando me los iba comprando a cuentagotas.

    Un saludo,

  2. No he comprado todavía The Authority porque se trata de una serie de muchos volúmenes, muy delgados y quizá demasiado caros. ¿No está todo reunido en un libro gordo?

  3. El que yo le digo es el Absolute. Este: http://www.normaeditorial.com/ficha.asp?0/0/013139056/0/the_absolute_authority
    Son 50 eurazos pero es un tomo espectacular. Estaba en ECI junto al de PLANETARY (otra serie genial). Sé que hay otros tomitos anteriores de Norma, que serán a los que hace usted referencia pero ya hace mucho tiempo de esto y no recuerdo qué incluían ni cuál le sale más a cuenta. Yo lo tengo de antes, en números sueltos de 30 páginas cada uno y de ahí que esté tan perdido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s