“Monsters” y nuestro juego mientras nos comemos un kebab después de la película

Monsters, de Gareth Edwards (2010)

Si a uno lo invitan al preestreno de una película, uno se siente en el deber de decírselo a todo el mundo para poder disfrutar de la exclusividad de ser el primero en algo. El preestreno de una película se parece mucho a su estreno. Uno ve la película en el cine, pero con ese gusto de saber que las imágenes van a pasar primero por mis retinas y yo me voy a quedar con parte del aroma que no les va a llegar después al resto de los espectadores. ¿Recuerdan aquella escena en The Dreamers, de Bertolucci, donde los protagonistas se ponían en la primera fila del cine para recibir las imágenes antes que los demás? Es que a ellos nunca los invitaron a un preestreno, y a mí sí.

La película a la que me refiero es Monsters, de Gareth Edwards. Y quienes me invitaron al preestreno fueron los responsables de Filmin, gracias a un pequeño concurso que plantearon en su web. Para quien no lo sepa todavía, Filmin es un videoclub online que se dedica a ofrecer películas que, en su mayoría, pertencen a distribuidoras independientes y que no suelen tener demasiada visibilidad en las salas multicines. Hacen que el cine llegue a todas partes gracias a la magia del streaming. Por decirlo de algún modo, Filmin es un caso parecido a aquel anuncio que decía: “Por poco más de un euro al día harás felices a millones de damnificados”. En el caso de ellos, yo diría: “Por poco más de un euro por alquiler, Filmin hará feliz a un damnificado del cine”. Como podrán observar, me mola mucho Filmin. Por lo demás, la película Monsters ya está estrenada y ahora podemos hablar de ella.

Después de ver Monsters, mi amadísima Elisa Calatrava y yo entramos en un divertido juego de manía referencial en donde nos dio por ver en diferentes partes de la película las habilidades de un Steven Spielberg low-fi. Me explico. Digo low-fi por la evidente desproporción de presupuesto entre esta peli y los trabajos de Spielberg. Y digo Steven Spielberg porque la mayoría de los guiños que Elisa y yo quisimos ver eran a películas suyas.

Empecemos:

1. El primero no es Spielberg, sino Ford Coppola. Es muy evidente, casi tontorrón por mi parte el mencionarlo. Al principio de la película, un soldado americano tarareaba en un tanque el fragmento de la Cabalgata de las Valquirias, de Wagner, que aparece en Apocalypse now. Lo hace antes de entrar a la zona infectada por los extraterrestres, del mismo modo que Robert Duvall ponía esta música antes de entrar al poblado vietnamita. También, se me ocurre ahora, en otra parte de la película, navegan un río en un pequeño barco, río y barco parecidos a los de esta película de Coppola.

2. Este otro guiño está mejor, y ya sí tiene que ver con Steven Spielberg. En el río que he mencionado en el punto anterior, de repente, vemos que algo asoma del agua, algo que está apunto de emerger y que parece amenazador, algo que se acerca hacia la barca y que va a resultar peligroso inminentemente. Yo sentí algo parecido a cuando vi esta escena (bueno, más bien la parte donde solo aparece la aleta):

Tiburón (1975), de Steven Spielberg

 

3. En este caso, los dos protagonistas habían entrado de lleno en la zona infectada por los extraterrestres. Iban escoltados por un grupo de mejicanos armados, y se movían en un par de coches todoterreno. Llegó la noche y llegó la lluvia. Los extraterrestres aparecieron y atacaron. Creímos estar viendo esta escena:

Parque Jurásico (1993), de Steven Spielberg

4. Para mí esta es la mejor. La última escena de la película es brutal. Solo puedo decir que aparecen un par de extraterrestres. Los extraterrestres, por cierto, son muy grandes. Elisa vio claramente esto y sintió lo mismo que cuando lo vio:

Encuentros en la tercera fase (1977), de Steven Spielberg.

Nuevamente se trata de una película de Spielberg. A mí no se me vino a la cabeza mientras veía Monster, pero se me ocurrió una análoga, porque mi sensación fue la misma que la de Elisa; aunque reconozco que el ejemplo de ella es mucho mejor que el mío. Yo me acordé de la escena de las secuoyas de Vértigo, de Hitchcock. Me sentí igual de pequeño, y los dos protagonistas parecían sentirse igual, y eso les ayudaba a sentirse más cerca el uno del otro:

 

Vértigo (1958), de Alfred Hitchcock

 

Seguramente, cualquier cinéfilo de verdad habrá visto un montón de cosas más y podrá reírse a gusto de esto. Pero bueno, Elisa y yo suplimos nuestras deficiencias cinematográficas con muchas ganas de ver cine. Además de llevar a cabo este juego tan entretenido, disfrutamos mucho de la propuesta de Gareth Edwards. En este relato, los extraterrestres son el entorno, son el extrañamiento. Por fin he podido ver una película de extraterrestres donde no haya un científico ni un sabiondo que intente explicar por qué. La dificultad de comprender lo que nos rodea puede ser mucho más estimulante que esforzarse por entenderlo todo, y que todo quede bien explicado, para que todo cuadre y nos sintamos cómodos.

Anuncios

6 pensamientos en ““Monsters” y nuestro juego mientras nos comemos un kebab después de la película

  1. Me alegro de que te molara el preestreno. Es una experiencia de superioridad moral cinematográfica, aunque la peli sea un mojón del quince. La verdad es que no tenía pensado ir a ver “Monsters”, aunque después de leer tu crítica/juego me han entrado algo más de ganas. Estoy en proceso de recuperación de Spielberg, así que igual es el momento…

  2. Ah! la superioridad moral qué bien me sienta, jejejeje. Oye, a mí no me pareció “un mojón del quince”. Me gustó bastante. Ya sabes que para mí tu opinión cinematográfica siempre cuenta, así que a ver si te extiendes y la comentamos. Será muy estimulante.

  3. Miedo me da esto. He estado ojeando la película (incluso tragándome escenas del final) por el sistema de mantener presionado el botón del desplazamiento del reproductor de video a saltos y velocidades irregulares y me ha parecido entrever un truño. Esta crítica y la nota de imdb me atormentan la razón y ya veo que sólo habrá una manera de desfacer el entuerto.

  4. Bueno, partamos de la base de que no soy un gran crítico de cine. Pero yo defiendo la película, al menos hasta que alguien me haga cambiar de punto de vista. No es un peliculón. No puede compararse con las pelis que menciono en el post. Pero me parece que plantea el tema extraterrestre de un modo bastante interesante. ¡No hay científicos explicándolo todo! Yo con eso ya soy feliz.

  5. Curioso, en la escena final que mencionas yo también pensé en una peli de Spielberg, pero no en Encuentros en la tercera fase, sino en una escena de La Guerra de los Mundos, con los protagonistas escondidos en un sótano mientras el tentáculo de una de las naves extraterrestres lo inspecciona.
    A mí tampoco me desagradó la película.

    Un saludo

  6. Hola, yo esa no la he visto. Pero se me hace más curiosa la situación. Elisa y yo recordamos una escena distinta al ver el final, tal como comento en el post, y usted otra más. ¡Qué final más evocador!, ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s