2º Aniversario de Miedo a la literatura: ¡larga vida a mi demagogia literaria!

Me lo paso muy bien aquí. Cada vez tiene más gracia escribir sobre literatura sin hacer crítica literaria. En este caso, solo quiero dejar unas líneas para celebrar los dos años de Miedo a la literatura. Gracias a los hipotéticos lectores de este blog por no tomarme demasiado en serio; y gracias a aquellos visitantes ocasionales que suelen llamarme arrogante, idiota, desmedido, etc. Al fin y al cabo, ¿quién puede quitarles la razón?  Yo, desde luego, no.

Quiero que Miedo a la literatura siga creciendo. Quizá dentro de un tiempo introduzca mejoras. Pero, hasta el momento, mi ignorancia sobre diseño web me impide que cuaje cualquier idea sobre lo que me gustaría presentar. Uno sabe leer y poco más. ¿Hay algún diseñador solidario en la sala?

Precisamente ayer, en el día del cumpleaños bloguero, estuve en Madrid, en Casa de América, asistiendo a una mesa redonda sobre Roberto Bolaño, en la que participaban A. G. Porta, Dunia Gras, Patricio Pron y Rordigo Fresán. De esta tarde he sacado varias cosas en claro: pese a que algunos amigos y mi novia insisten en mi parecido físico con Fresán, he de reconocer que él, además de ser mucho más alto, es mucho más guapo que yo (y su bufanda también era más bonita que la mía); Elisa y yo estábamos un tanto nerviosos por acercarnos a él, ella está estudiando su obra en el doctorado y yo… yo hubiera querido darle un abrazo, por lo que tuvo que notar que no habíamos ensayado lo suficiente este primer encuentro, pero nos dedicó unos minutos y fue amable y educado con nosotros. Yo llevaba un ejemplar de mi novela en el bolsillo. Querría haberme comportado como un joven-escritor-que-se-abre-paso-en-el-panorama-literario. Pero no se la di a Fresán. No se la di a Ignacio Echevarría, que dirigía la semana sobre Bolaño. No se la di a ningún otro tertuliano. No se la di a nadie del público (me pareció ver, al otro lado de la sala, a alguien que coincide con la descripción de Ibrahim Berlín/Antonio J. Rodríguez, pero después de la conferencia desapareció como un espejismo). Me la he traído de vuelta a casa, porque me daba vergüenza pedirles su tiempo de lectura. Uno publica su primera novela y debería afrontar todas las consecuencias, pero uno tiene sus días tontos.

Ayer, en este cumpleaños blog, también me fui con la curiosidad de leer a dos de los ponentes de la conferencia. Hasta ahora no les había seguido la pista a A. G. Porta y a Patricio Pron. Me llamaron mucho la atención. Aquí les dejo una foto de esas que atestiguan que yo-estuve-allí:

 

 

Mesa redonda sobre Roberto Bolaño. Participantes: Dunia Gras, Rodrigo Fresán, A. G. Porta y Patricio Pron
Anuncios

11 pensamientos en “2º Aniversario de Miedo a la literatura: ¡larga vida a mi demagogia literaria!

  1. Uf, me alegro de saber que entonces no me acerqué a la persona equivocada, ya que soy todo un experto en crear malentendidos, jeje. Le confieso, señora Miguel, que esperaba encontrarla allí. Hubiera sido una coincidencia razonable.

  2. Yo estuve a punto de ir, pero me quedé con las ganas, tengo pendiente ver la conferencia on-line, pero los dias pasan y nada.
    No dejes de leer a Pron, si esa es tu intención, no te defraudará, es más, igual te pasa lo que a mí, y es que lo odiarás con todas tus fuerzas por ser un escritor inmenso.
    Fdo. uno que de casualidad encontró tu blog y decidió quedarse.

  3. Muchas gracias por el consejo de leer a Pron. Le meteré mano antes o después, lo tengo en el punto e mira. Me alegro mucho si ha decidido quedarse en Miedo a la literatura. Por aquí no se está mal del todo, jeje. Un saludo.

  4. Hay por ahí algún post sobre Bolaño, y supongo que lo he mencionado en alguna que otra ocasión. Bolaño es imprescindible, de eso no cabe duda.

  5. Su crítica de Correspondencias es, en lo esencial, esta:
    Dos señores que comienzan a hablar de sí mismos, siguen hablando de sí mismos; por supuesto, cuando llevan un tiempo hablando de sí mismos, empiezan a quejarse de sus respectivas situaciones, comienzan con el sutil juego del ¡y-yo-más!, y acaban revelando aquellos conflictos que revelaríamos todos si se nos permitiera hablar más de la cuenta.

    Bien. Se me ocurre la posibilidad de extender este tipo de críticas.

    Ejemplo:
    Un señor flaco y otro gordo salen al campo. El flaco está pirado y confunde las cosas. El gordo lo reconviene, pero sin éxito. Al final, el flaco muere.
    El Quijote.

    Un joven advierte que su padre ha sido asesinado por la connivencia entre su madre y su tío. Mata al tío, desprecia a la madre. Hay una calavera.
    Hamlet.

    Hay una selva tropical y una familia. Todos hablan. Una muchacha vuela. Pasan cien años. Cien años de soledad.

    Dos payasos hablan. Luego entra un señor que lleva atado a una correa a otro señor. Hablan cosas que parecen disparatadas, pero que tienen su sentido. Los payasos esperan a un señor que se anuncia y se anuncia pero nunca llega.
    Esperando a Godot.

    Dos jóvenes americanos ganan un dinero. Se van por el mundo, pero sobre todo se van para África. Les suceden múltiples aventuras. Dilapidan el dinero.
    Ahora sabréis lo que es correr.

    Un tipo borracho llega a México con su mujer. La mujer se va pero vuelve. Llega el hermano del tipo. Se enrolla con su mujer. El tipo no para de beber. Hay un volcán. Todos mueren (menos el volcán, claro).
    Bajo el volcán.

    Un tipo se va a la guerra de Vietnam. Conoce mucha gente. Todo le parece absurdo. Prueba cosas. Afianza su escepticismo.
    Árbol de humo.

    Está lo fragmentario. Está lo anodino. Hay una plaza (polar). Una ex novia. Un inspector. Un señor apellidado Levi hace un spot publicitario. Los terroristas se lo joden. Hay citas constantes de referencias culturales.
    Niño hipotético.

    Mi próxima crítica, siguiendo su método sintético/abreviado/racional, será sobre Sartor Resartus. Aquí un adelanto:
    Publican un libro del profesor el profesor Teufelsdröckh. Es sobre las Cosas en General… (sigue)

  6. Creo que ha entendido perfectamente todo lo que he sido capaz de decir sobre esta novela. No hay más por mi parte. Sus ejemplos son perfectos y geniales. Gracias por incluir Niño hipotético.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s