Quizá el Thomas Bernhard más positivo

Sí

Hace unos días, un amigo me hablaba de su situación al borde del colapso y de la inesperada aparición de una pareja. Esta pareja logró detener su colapso ya inminente. Entre ambos consiguieron encauzar el ánimo de mi amigo. Hasta cierto punto, mi amigo se sintió salvado. Esto duró seguramente poco, pero la idea de salvación apareció para quedarse con él durante algunos días, quizá semanas. De esto me he acordado al terminar de leer , de Thomas Bernhard. Es muy probable que se trate de su única obra en la que la salvación se contemple como posibilidad, o al menos como esperanza que alumbra durante instantes algunas páginas de la novela. La aparición de personas puede salvar a otras personas, ¿quién diría eso en la poética de Thomas Bernhard? Es más, la salvación se revela como una condición que atañe a ambas partes.

Este es el Bernhard más filantrópico que me he encontrado hasta la fecha, pese a ser, al mismo tiempo, el Bernhard más desesperanzador y desalentador de todos los Bernhard posibles. Porque no es una novela que pueda darnos ejemplo a todos los que pataleamos continuamente en nuestro sillón. no es capaz de demostrarnos nada, no nos da ninguna lección moral, porque Thomas Bernhard, por fortuna, es incapaz de hacer una cosa así. El que aparece en el título de esta novela no es un positivo, ni tampoco es un que pretenda afirmar la salvación de la que he estado hablando. Es, probablemente, el más catastrófico de todos.

es una novela corta que ilustra el refrán de “la esperanza es lo último que se pierde”. Porque en hay esperanza, del mismo modo que también hay fin de la esperanza. Como en todas las obras de Thomas Bernhard, aquí tampoco hay escapatoria. No hay por donde salir de aquello en lo que uno haya entrado con el paso de los años, si es que uno quiere salir de algún lugar, o de algún estado de ánimo, o de lo que uno ha hecho de sí mismo. Bernhard, en cierto modo, demuestra a lo largo de toda su obra cómo se construye la literatura de terror si la necesidad de factores paranormales. Pero, al mismo tiempo, su literatura resulta balsámica cuando el miedo está aquí (discúlpenme por no saber situar este aquí). Leer a Bernhard cada cierto tiempo ayuda a no encontrarse al borde del colapso, pese a que ese estado de ánimo sea el tema central de su literatura. Resulta paradójico y saludable.

Anuncios

4 pensamientos en “Quizá el Thomas Bernhard más positivo

  1. A mí me hace gracia pensar que, desde cierto punto de vista, esta es la incursión de Bernhard en el género romántico.
    Quiero decir, parece una clásica historia de amor, sólo que en manos de Bernhard. El resultado es bien particular.

  2. Incluso yo diría más: No solo aquí, sino a menudo podemos encontrar en Bernhard un halo romántico, lo que ocurre es que su labor narrativa es aniquilarlo constantemente. Pero no digo “romántico” tanto en un sentido estrictamente amoroso como en un sentido de idealización. Idealización desde la que parte o hacia la que va la apisonadora Bernhard.

    Je,je, sí, es gracioso pensar en Bernhard como en un ser romántico.

  3. Bien, no estoy muy de acuerdo con la crítica que haces de SÍ. Para nada la impresión que me dejó fue más ‘llevadera’, por decirlo de algún modo, que la que me dejaron ‘Transtorno’, ‘Hormigón’, ‘El sobrino de Wittgenstein’ o los cuatro últimos libritos de la pentalogía autobiográfica (el primero, ‘El origen’, no lo he leído todavía). No sé, no le veo el ‘positivo’ com que lo calificas. ¿Por qué nos lo argumentas un poquito?

  4. Discúlpeme, me parece que no digo en ningún momento que la novela sea “llevadera”. De hecho, ni siquiera digo nada que lo sugiera. Además, más allá del titular del post, creo no haber calificado la novela de positiva. Me parece que insisto en todo lo contrario, por ejemplo digo: “El sí que aparece en el título de esta novela no es un sí positivo, ni tampoco es un sí que pretenda afirmar la salvación de la que he estado hablando. Es, probablemente, el sí más catastrófico de todos”. A lo mejor, para encontrar mis argumentos, usted debería volver a leerse el post otro poquito, jeje. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s