Smoking/No Smoking o todas las historias posibles

Uno de los problemas de que en el cine se cuente una historia es que dependiendo de cómo se resuelva la trama la película nos gustará más o menos. Esta visión sesgada de lo que es el cine está, lo queramos o no, en todos los espectadores. Incluso el más cinéfilo suele preguntarse en el ecuador de un film de Fellini (digo Fellini exactamente del mismo modo que podría haber dicho Spielberg) “cómo acabará todo esto tan bien llevado hasta ahora”. ¿De qué modo se podría desentramar la visión del espectador/lector?

Smoking/No Smoking quizá sea una buena respuesta. Alain Resnais traslada una obra de teatro, Intimate exchanges, al cine y se somete a las restricciones de espacio propias del escenario. Con esta película plantea un marco sencillo y, en principio, podría parecer que previsible: un matrimonio que ya no se quiere, un mejor amigo con una esposa infiel, un jardinero y una limpiadora. Poco más, en realidad. Con  estas claves, todos podemos montar ya una trama en nuestras cabezas. Pero es imposible ponernos a pensar en cuál será la mejor trama, la más interesante, la más original, la más divertida, si Resnais integra dentro de este marco todas las historias posibles. Es decir, se trata de una película que explora todas las historias que pueden aparecer con unos elementos fijos. Desde la más previsible, como ya habíamos dicho, a la más absurda.

Smoking/No Smoking se divide en dos cintas Smoking y No Smoking. En ambos comienzos una mujer decide fumar o no. Ese pequeño gesto podría llevarnos hasta dos películas distintas a partir de un mismo comienzo. Pero no es ese el caso. Smoking/No Smoking es una sola película que consta de todas sus versiones, que van presentándose como posibilidades que podemos asumir, intercambiar por otras o descartar. De ese modo, el espectador decide a mitad de la primera cinta desentenderse de la idea de trama cinematográfica y se queda jugando con todas las historias propuestas para la misma historia. Esta película, más que un puzzle, es un montón de bloques de Lego que encajan de cualquier forma.

Y para ir más allá, Alain Resnais usa tan sólo dos actores: un hombre (Pierre Arditi) y una mujer (Sabine Azéma). Ambos interpretan todos los personajes, y lo hacen de modo que sólo se crucen un personaje masculino y otro femenino dentro de cada plano, aunque en una misma escena intervengan varios. Reconozco que me costó descubrir esto, no ya tanto por la caracterización de los personajes sino por el trabajo de estos dos actores, que demuestran una capacidad ilimitada de recursos interpretativos.

Anuncios

2 pensamientos en “Smoking/No Smoking o todas las historias posibles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s