Una pequeña teoría sobre Nabokov

La defensa
La defensa

Yo me había formado una pequeña teoría sobre la narrativa de Nabokov, y a partir de esa posición he intentado leer todas sus novelas. Cuando uno se inventa una pequeña teoría sobre un escritor se divierte mucho más, aunque resulte ser falsa. Siempre creí que Nabokov se esforzaba en escribir para ocultar una historia. Las novelas que hasta ahora he leído de él dan una versión de los hechos que de un modo u otro solapan otras versiones posibles, otras versiones que el lector sabe que existen.

Por ejemplo, en Lolita el caso es muy evidente. El profesor Humbert es quien narra su relación con la prepúber, pero en ningún momento conocemos el relato que podría habernos ofrecido ésta. En La verdadera vida de Sebastian Knight ocurre algo parecido. El hermanastro de Sebastian Knight escribe una biografía acerca de él, intentando desmentir otra biografía distinta. Pero ninguna de esas dos biografías consigue desvelar la vida de un protagonista que permanece oculto ante nuestros ojos. Por último, se me ocurre el ejemplo de Pálido fuego, donde el profesor Charles Kinbote aprovecha su edición comentada de la última obra de su amadísimo poeta para sustituir con un autorretrato el sentido del poema comentado. En  todos estos casos tan sólo se nos permite ver la historia desde un ángulo que nos tapa todo lo demás, pero todo lo demás sigue ahí y no podemos dejar de sentirlo.

Por fin he topado con la primera excepción que desmiente mi pequeña y dicharachera teoría. En La defensa no ocurre nada de esto. La historia de Luzhin (hijo) es la de una persona con un don que no le permite desenvolverse con soltura en los demás ámbitos de la vida. Si esto fuera una teleserie, quizá sería House, pero afortunadamente hablamos de Nabokov y el tópico del don da mucho más de sí. Luzhin descubrió el ajedrez del mismo modo que las jirafas descubren su alimento en las copas de los árboles, porque están hechas solamente para eso. Hablando de versiones posibles en las novelas de Nabokov, a mí me hubiera gustado saber qué hubiera ocurrido si Luzhin hijo nunca hubiese aprendido a jugar al ajedrez, si por alguna circunstancia no hubiese tenido un tablero cerca ni nadie que le enseñara el movimiento de las piezas. Y hay otra posibilidad que no ocurre en esta novela y que a mí me sigue intrigando, ¿qué hubiera ocurrido si Luzhin padre hubiese escrito el libro inspirado en su hijo que estaba planeando? Quizá otro relato hubiera ocultado la historia que he podido leer en La defensa, y entonces mi pequeña y ridícula teoría hubiera vuelto a funcionar.

Anuncios

2 pensamientos en “Una pequeña teoría sobre Nabokov

  1. Feliz de verte en este hueco. Ya ves que, poco a poco, este lugar se expande. Ahora llevo demasiadas copas de vino, pero mañana visitaré detenidamente la Mujer Polaroid y haré mi correspondiente movimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s